Thirst


  "Thirst" (2000), del coreano Park Chang-wok, es una rara incursión en el mundo de los vampiros. Los personajes de Park atraviesan situaciones límite en las que no pueden reprimir sus impulsos de venganza y mostrar un lado violento.

   El Padre Sang Hyu (Song Kang-Ho) decide ser parte de un experimento que lo enfrenta a una transformación corporal y espiritual. Tendrá que abandonar sus principios católicos para convertirse en inevitable asesino. La sangre que brota del cuerpo es perturbadora y desagradable pero también es un elemento vital. Las imágenes y los personajes se distorsionan en medio de espacios asfixiantes. Sin embargo, dentro de este clima sangriento y macabro hay dosis de humor y una historia de amor entre el Padre Hyu y Tae-ju.

   Llama la atención que sea un frio y parco sacerdote católico quien deba transformarse en un desesperado vampiro y padecer el sufrimiento y conflictos internos al estar obligado a buscar víctimas para podder seguir viviendo.

 [Festival de Cannes, Denver, Fantasporto, Sitges]

Entradas más populares de este blog

Silence

La piel que habito

Sterling Hayden