Recuerdos del 2012 II


   La repentina desaparición del cardenal Melville (Michelle Piccoli), luego de una visita al psicoanalista, asaltado por dudas vocacionales frente a un gran compromiso, mientras camina por Roma y aborda un autobús, en Habemus Papa de NaniMoretti. Una escena parecida ocurre casi al final de Vuelvo a casa (Je rentre à la maison, 2001) de Manoel de Oliveira, donde el veterano actor se interpreta a sí mismo tratando de no equivocar sus líneas mientras graba una “película”, a pesar de haber recibido una terrible noticia.

   La incursión nocturna del padre Nicolás (Jeremie Renier) por un laberinto de pasadizos y callejones en una zona perdida y sórdida de la villa, con la cámara siguiendo sus pasos, al encuentro de lo inesperado, de personajes anónimos, en busca de un cadáver, hasta una puerta custodiada por dos tipos armados que lo revisan, le cubren la cabeza (oscuridad total) y lo llevan donde la misteriosa Carmelita... en Elefante blanco del argentino Pablo Trapero. 




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sterling Hayden

La piel que habito

Las mil y una noches