Silence



   Dos misioneros jesuitas navegan desde las costas de Portugal hasta una aldea del Japón feudal (Cipango) en busca del padre Ferreira. El mar, las montañas de Goto, el silencio, la noche, el fuego. Los misioneros esperan en una cueva hasta que aparecen los pobladores cristianos con sus antorchas para guiarlos hacia su pueblo.

   A pesar de las condiciones difíciles, el padre Rodrigues (Andrew Garfield) siente que puede ser útil pero los aldeanos sufren cruel castigo del inquisidor por ocultar a los misioneros. ¿Cómo puedo explicarles el silencio de Dios?, se pregunta Rodrigues, perturbado sin poder hacer nada.

   El cristianismo nunca podrá echar raíces en Japón, sentencia el inquisidor Inoue Sama. Los japoneses desconfían de las potencias extranjeras y los portugueses no entienden a los japoneses (aun con traductor). El padre Rodrigues se resiste a cambiar su corazón a pesar de los horrores y torturas a los cristianos. Cuando por fin encuentra al padre Ferreira, descubre que su apostasía lo ha llevado a estudiar el budismo. Ferreira le aconseja renunciar a su religión porque los japoneses entienden a Dios de otra manera. Rodrigues inevitablemente deberá elegir entre la fe o la apostasía, entre la vida o la muerte; tratar de encontrar "la esencia misma de la fe", como dice el director, y dejar de lado lo demás.

   Creyendo que uno de los cristianos será liberado por las autoridades japonesas, Rodrigues agradece a Dios por escuchar sus plegarias pero finalmente el cristiano es ejecutado y Rodrigues cae al piso de su celda completamente desconcertado. Nadie lo escucha, nadie responde. Las únicas voces son la del inquisidor, el padre Ferreira y el traductor, y todas dicen lo mismo. En la novela original "Chinmoku" de Shūsaku Endō, el personaje de Rodrigues está inspirado en el italiano jesuita Giuseppe di Chiara.


  El director neoyorkino prescinde esta vez de su habitual y recargada banda sonora compuesta por temas populares. El ambiente de "Silencio" está formado por los sonidos de la naturaleza, el rugido de las olas, los lamentos o simplemente el silencio.

   En la filmografía de Scorsese, los protagonistas sufren por la intolerancia religiosa, sacrifican su vida por la salvación, quieren acabar con los males de la sociedad, soportan los golpes de los rivales, padecen las consecuencias de sus excesos, tratan de sobrevivir en medio de la corrupción, se autodestruyen o intentan expiar sus culpas.





Entradas más populares de este blog

La piel que habito

Sterling Hayden