True grit


 “True grit” (Temple de acero) de los hermanos Coen sigue fielmente los parámetros o clisés del género western con una historia basada en la novela de Charles Portis.

  Mattie Ross (Hailee Steinfeld) es una niña ansiosa por vengar la muerte de su padre a manos del bandolero Tom Chaney. Ella tiene la suficiente firmeza, ética y obstinación para contratar al bebedor y solitario Marshall Reuben ‘Rooster’ Cogburn (Jeff Bridges) y emprender la búsqueda del asesino, cruzando una “tierra de nadie” de indios donde también se esconde la banda de Ned Pepper. Mattie Ross forma parte de ese mítico viejo oeste del “ojo por ojo”, un caótico mundo en el que las mujeres pueden descarriar a los hombres o preservar la decencia y la civilidad (ellas cumplen un rol de vestal de las virtudes sociales, diría André Bazin). A pesar de que Mattie trata de mantener la moral en alto, tras varios días de viaje, Rooster Cogburn y el Texas Ranger LaBoeuf (Matt Damon) creen que la búsqueda concluirá sin resultados.

  En “La venganza de Ulzana” (1972) de Robert Aldrich, el Sargento McIntosh (Burt Lancater) y un joven Teniente al mando de la caballería inician un largo viaje en busca de Ulzana, renegado líder apache fugado de una reserva que va dejando a su paso rastros de muerte y destrucción. Ulzana era la personificación del mal, casi invisible como Tom Chaney, pero las pistas de este último son escasas, mientras Mattie y los caza recompensas recorren una tierra inhóspita y peligrosa.

  La escena en la cabaña y los enfrentamientos de Rooster Cogburn y LaBoeuf (Matt Damon) con la banda de forajidos al mando de Lucky Ned, filmados desde lo alto de una colina, tienen un realismo y crudeza que los hermanos Coen ya habían creado en “No country for old men” (2007) con el incansable y temible Chigurh (Javier Bardem), otra encarnación del mal absoluto, siguiendo los pasos del cazador Lewelyn Moss (Josh Brolin) y un maletín con dinero. En “True grit”, sin embargo, el alguacil con ‘temple de acero’ que encarna Bridges se da tiempo para bromear, beber whisky y demostrar su certera puntería al incrédulo LaBoeuf.

  Cuando todo parece perdido, la aparición de Tom Chaney junto a la banda de Lucky Ned presagia un esperado e inevitable duelo final. Estos arquetípicos villanos representan la pureza del mal sin matices ni variaciones psicológicas. Y aunque ya se sabe lo que les espera, nunca se sabe cómo terminará esta historia de justicia y venganza.


  La primera adaptación de la novela de Portis fue “True grit” (1969) de Henry Hathaway, la cual mantenía una planificación estratégica ajustada a la acción (como durante la emboscada en la cabaña y la posterior huida de los bandoleros). Los westerns de Hathaway, como Rawhide” (1951) o “Garden of evil” (1954) con Gary Cooper, tendían al exotismo y a la marginalidad. Según J. M. Bullita los personajes como John Wayne eran “rudos, primitivos, bárbaros y solitarios”.

  Hathaway incursionó en otros géneros como el film noir “Kiss of death” (1947) con Richard Widmark; el film de aventuras “White witch doctor” (1953) con Susan Hayward y el duro Robert Mitchum; o los melodramas “Niagara” (1953) con la sugestiva Marilyn Monroe y “Of woman bondage” (64) con Kim Novak. 

  A diferencia de los hermanos Coen, quienes han sostenido un estilo personal dentro de la diversidad de géneros en su filmografía (desde el moderno film noir “Blood simple” ), Hathaway no tuvo el mismo nivel en todas sus obras; quizás por esa razón “nunca tuvo suerte con los historiadores del cine" como escribió Bertrand Tavernier en “50 anys de cinéma américain”. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sterling Hayden

La piel que habito

Las mil y una noches