Uncle Boonmee



  Gracias al 3º Festival de Cine Lima Independiente se han estrenado Uncle Boonmee y Mekong hotel del director tailandés Apichatpong Weerasethakul, quien también preside el Jurado de la Competencia. 

  Uncle Boonmee (2010) formó parte del proyecto “Primitive” que incluyó una instalación, dos cortos (Phantoms of Nabua y A letter to Uncle Boonmee) y fotografías, donde Apichatpong Weerasethakul intentó capturar sus recuerdos del noreste de Tailandia, una zona rural con un violento pasado político.

   Al igual que Tropical malady (2004), la idea de reencarnación, de transmigración de las almas entre hombres y animales, es parte fundamental de la historia, pues sirve para explicar la misteriosa “aparición” de los familiares muertos de Boonmee. Sin embargo aquí no hay miedo ni horror. Estos fantasmas “aparecen” y “desaparecen” de forma natural, como si fueran parte de la realidad. Estas almas no son conscientes del tiempo, sin embargo dicen sentir la enfermedad de Boonmee. Quizás por eso el protagonista piensa que su enfermedad y su propia muerte son consecuencia de las personas que mató siendo militar y decide establecer un vínculo final con la naturaleza (la vida es como un círculo, dice el director). Boonmme es alguien que prefiere el campo a la ciudad.

   Uncle Boonmee tiene un estilo documental de actuaciones mínimas, planos estáticos y ritmo pausado; “slow cinema” lo llaman algunos críticos, un estilo lento, meditativo que desarrolla sus propios clichés, una tendencia poética que manipula los eventos en favor de un ánimo, una evocatividad y un intensificada sensación de temporalidad, un cine que obliga a contemplar, escuchar y explorar con los sentidos. 


Entradas más populares de este blog

Silence

La piel que habito

Sterling Hayden