Tropical malady



  Tanto "Tropical malady" (2004) como "Síndrome y una Centuria" (2006) y Uncle Boonme (2010) comparten algunas cuestiones como la oposición entre el ambiente rural y urbano, la reencarnación de las almas y la existencia de una vida anterior.

  "Tropical malady" tiene una especie de prólogo, seguido de dos partes diferentes tanto en lo argumental como lo espacio-temporal.
Hay dos narraciones partidas o fragmentadas, como dípticos, propias de un cine posmoderno, según María Expósito.
 
  En la primera parte vemos al soldado Keng destacado en la selva, compartiendo una cena con Tong y su familia rural, quienes no parecen incomodarse con la relación. Tong viaja a la ciudad para trabajar cortando hielo y se encuentra de nuevo con Keng. Ambos asisten a un local donde una mujer canta unas canciones de amor, recorren un supermercado y hablan poco, como si trataran simplemente de disfrutar los momentos. Entonces se separan.

  La segunda parte titulada Un camino del espíritu representa un cuento o fábula de Noi Intanon sobre el espíritu de un shaman que se convierte en fiera para atormentar a los aldeanos. La cámara sigue el lento, largo y casi mudo recorrido del soldado Keng por la jungla en busca de algo. 


  Según el director tailandés Apitchapong Weerasetakul, "Tropical malady" trata sobre la idea del hombre enfrentado a la naturaleza, el pasado versus el presente. La selva, la lluvia, el rio, son parte de una representación sensorial donde los sonidos de la naturaleza se mezclan con los espíritus que acechan al soldado. La soledad y la noche parecen transformar a Keng, inmerso en un mundo casi surreal.



  [Festival de Cannes, Chicago y Sao Pulo]


Estas son algunas escenas con imágenes descartadas y música añadida:

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sterling Hayden

La piel que habito

Las mil y una noches